June 2, 2013

"ciberpacha  (performance en la carretera austral)"

Antonimov

April 12, 2013
December 7, 2012

Tripanosoma


(Este texto precede las escriturikas que conforman la antología La gurisada come plancton- también desconocida como El arca que no es- en donde metieron mano Antonimov, Andrea Sivloskaia, Rolando Lamotta, Cabeza de Vaca y Polink, y cuyo único ejemplar hasta la fecha fue editado en la guarida del Inefable en Santiago de Chile)


Introducción tripanosomaniática a los ojos del lektor planktónico

            (o especie de testimonio de circunvalciones)

                                   (o secuento de causalidades)

 

 

 

 

tripanosoma:

el más primitivo de los animales

pequeña masa gelatinosa

alargada

expansión membranosa lateral

(ondulante)

flagelados

habita el plasma sanguíneo

organismos dentro de organismos

parásitos

Reproducción:

= a las células

división o desgarramento del individuo en 2

sucesivamente se rasga por el flagelo

las divisiones son tan rápidas

que antes de acabar de separarse

los 2 de la original,

esos 2 ya se están dividiendo de nuevo

conque se ve una especie de estrella

o roseta

formada por numerosos

tripanosomas

en vías de separarse

todavía unidos en parte

y pugnando por tirar cada uno por su lado.

 

“Hay especies [de tripanosomas]

que llevan una vida libre

en el agua

pero accidentalmente se pueden encontrar

en el aparato digestivo

de animales

que los adquirieron al beber”

 

los tripanosomas viajan al fin de la noche

 

[Apuntes tomados a partir de la “Zoología Pintoresca”

editada en algún lugar de España que no me acuerdo,

en noséqué año pero seguramente del señor,

 encontrada en la Biblioteca Popular Bruce Lee -sukursal neptúnica-

y leído en un pueblo naufrágico en la casa del Mágico II]



uno se fue a viajar y ese fue a caer

-cuando todo comenzaba a empezar

todo cuento empezaba a comenzar

en el

minusKulo d’Amerik poray

enun bosque

                        neptuno-

a una kasa

                        dondemora

otro otro

 

kasa:

o

nave:

            (orgán) y k

            deskontrolada

            deskontracturada

            química

           

            revolucioaria y sísmica

 

donde naiden

                        no nada

 

ocea                        a

                             t

                          o

                        l          

            todo f

            todo se

                        d

                           e

                              rr

                                 u

                                   m

                                       b

                                           a

des morona

 

burbuja

                        babosa

 

 

otro igual viajó

(desdeotrolao)

su pateperro puso andar

y así también

                        cayó

pero en Sol&Mar

uno vivía en una carpa

(adentros de la kasa)

el otro también

(en un jardín)

 

el otro VINO

 

vomitó un kogollo

                                   en pedazos deversos

 

traveseando con el uno (queskuchaba)

 

caminos de noche pal

                                   Alma-Zen

 

Así el uno y el otro se hicieron amigos

 

(el otro regaló un libro al otro otro

escrito por otro otro otro quien recibió un disparo en la mano

 y así

el otro y el otro otro se hicieron amigos también)

 

temprano al otro día el otro

invitó al uno a trabajar

a poner un techo

                                   a clavar

después

                        a carretear

 

a la mera ciudad

desconocida

 

ahí senjuntaron

encontraron por causalidad

a oscuras

en el fondo de las risas

                                               carcajadas

con otra

 

y se bebieron las kalles

                                              

                                               silencia

                                               lisergio

 

 

el uno el otro y la otra (y una más)

 

 

 

total quel alba empezó a despuntar

kabellos

frente a un motel

                  burdel

               cinemanteca

fueron asaltados por la narvaja

tristán tan tan

y el otro sufrió la gota despanto

con la visión de los conejos enjaulados

tan tan tan tristán

 y solo solo se quedó

tristán

(rodeado de gente)

(la una más partió)

 

el uno y la otra se fueron a tirar

al fondo, en el fondo

se miraron se presientieron se desearon

se acariciaron se besaron se desnudaron

se respiraron se acostaron se olfatearon

se penetraron se chuparon se demudaron

se adormecieron se despertaron se iluminaron

etc etc etc etc etc etc etc etc etc etc

según el poema 12 de un hombre raro

espantapájaros

que se llama(baba) Girondo

 

(de como el otro regresó a carpa,

eso es otra historia pakontá)

 

 

(al cominezo)

al final

el uno el otro  la otra y el otro otro

cabroclo endemoniado

comieron plankton

en las tripas

arquitexturas

estructuras

escriturikas

conversaciones con

                                   Ropoldo & Armando

que otra otra

(arrastrándola la “r” a lo franchuté)

deglutió igual

                                               (a distancia)

y vomitó igual

                        el residuo imaginal

(con tinto perdón tinta)

 

lanzó un océano

y akí (ahí)

fueadar

a ese bosque

                        llavilácteo

                                               Hotel Parsimonia

                                                                                  sukursal

                                                                          (dondelatos-nopara)

 

 

y todos inspiraron

            aspiraron

            transmutaron

            embarraron

            deambularon

            divagaron

            elektrificaron

            destriparon

                                               (un pacman le comió un dedo al otro)

 

hasta

            REVENTAR

 

ioraquí

            estoy acá

                              oseacullá

 

en todo caso en otro lado               en todo lado en otro caso

 

feaciendo este libro

paraké

parásito

made akí

nomás

 

 [att: el fechor deste libro, underkaos]

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)

 

 

 

 

 

 

  

Tulpa

(fragmento de los manuskritos de Gozu Lee)

 

            Especie de tumor encefalocósmico que se manifiesta o protubera al exterior del kraneo de un individuo- inmiscuyendo el accionar del cuerpo entero, enkhorvado-, a diferencia del tradicional tumor encefálico ques materia pura molestia, y gris; ¡quiste! intromisión-perturbación-obstrucción-disturbio- del organismo desde adentro hacia afuera, granulomas, algo fuera de lugar (pero adentro), algo que no debiera estar ahí, pero que es posible extirpar (ver Trepanación). El organismo crea un organismo que se inflama dentro de si mismo-benignoomaligno(enfermo)-, como el acné, las bolas de grasa, las verrugas, los lunares, las lagañas, las hernias, los mocos, pero peor y bien adentro.

            Tulpa engendra organismos tenues al exterior de mismo (o acciones que conducen concluyen confluyen desembocan en la creación realización palpabilidad de), a pulso cerebral con centración: un organismo visualiza a otro organismo-evento-sentimiento-movimiento-estructura-deseo(?)-prescencia-objeto-, crea un fluido imaginal(io) y encefálico que, si se procede con cautela y parsimonia- efectivamente kalmao- surgirá como un tumor cósmico o tumescencia en algún plano de la realidad- que no excluye los planos de la  alucinación, sueño, lokura o cualquier coisa- afectando así el curso kármico térmico del asunto. En Tulpa, lo que se genera o engendra adentro de la inmensa, oscura y circunvulcionada bóveda kraneal se expande sutilmente pues el Tulpa no se compone de tejidos y nudos corporales sino de tenuidades, alientos, emanaciones, finas texturas ondulantes: inflamación de la conciencia que termina derramándose sobre el exterior mismo,- kaosmos- cuando el kraneo se rebasa.

            Entonces la acción (tulpanizar) es operable. Las consecuencias, sujetas al desorden general y fuera de todo control, son inoperables- a menos que se encuentre la forma de trepanar la realidad.

 

[NOTAS: -tulpa no se hace responsable de la natural violencia a la que se expone su realización/materialización en el plano de la realidad. El Tulpa se genera en la imaginación, pero de ninguna manera la experiencia deja de ser visceral.

-Se especula que la lectura de ciertos libros y manuskritos son agentes alternativos -muletas- de tulpanisación, por medio de un proceso de invocación- sobre todo si se practica la lectura en alta vos- y/o por medio del estimulo del clitoris imaginal que culminaría en el orgsmo del tulpaun tulpasmo. Este climax -tulpax-ocurre sin que el agente lector este necesariamente avisado sobre qué diablos pasa a su alrededor- tan alucinado está por la lectura.

-Caldo de cabeza (osea, algo para pensar): se ha descrito el acto individual del Tulpa. Sin embargo, siendo la especie humana un gigantesco colectivo de consciencias potencialmente tulpanisadoras, no es difícil imaginar los posibles choques, incidencias e interferencias psíquicas y carnales. Mucho no se   sabe sobre las Guerras Tulpanoidéas que ocurren a cada instante. Son guerras tan tenues- de catastróficas consecuencias- sobre las que  sólo se puede especular.

-Tulpa es una manera más sofisticada y autóctona de realizar deseos que la plegaria(ver SanCayetano)- cuyo mecanismo es el de la sumisión a Otro, y siempre a un precio.

-Dios es un Tulpa que fracasó, o un Tulpa fragmentado en iconografías e iglesias, escapularios, estatuillas, Jesús, rosarios, biblios etc. Lo papable que nos rodea es la suma de nuestros Tulpa, flujo continuum. Nosotros somos Tulpas del Divino Monstruo. Y en medio de todo, bardo.

-Cada uno de nosotros alberga en su interior un divino monstruo.

-Un maestro del yoga puede disolver Tulpas tan rápido como los crea; y a su propio cuerpo alucinado, o Tulku,  puede igualmente disolver, burlando así a la Muerte. Algunas veces, por medio de esta magia, una forma humana puede amalgamarse con otra, como pasó con la esposa de Marpa, guru de Milarepa, quien terminó con su vida incorporándose al cuerpo de Marpa” (de El libro Tibetano de la gran liberación; o El método de realizar el Nirvana a través del conocimiento de la mente, precedido por un epitoma de la biografía de Padma-Sambhav y seguido de las enseñanzas del Guru Phadampa Sangay, versión en inglés editada por W.Y. Evans-Wentz, Oxford University Press, 1954. Fragmento traducido de la anglolengua por Cabeza de Can)

-La exploradora-místico-anarquista francesa Alexandra David-Néel, que  murió a los 101 años, alegaba haber creado un Tulpa en la imagen del jolglórico monje Tuck que acompañaba a Robin Hood, quién más tarde cobró vida y tuvo que ser destruido. Esta información sale en wikipedia que dice que sale de la revistita Reader’s Digest que dice que sale deunos escritos de la Alexandra publicados en 1929 con el titulo “Magia y Misterio en el Tibet”.

-También existe una estrecha relación entre Tulpa y Canto. En otro libro de la francesa, “Tibet, Bandits, Priests and Demons”, un lama declara que el sonido crea y forma criaturas… el sonido los inspira. 

-No hay que ser monje tibetano para llegar a Tulpa, aunque difícilmente se pueden hacer vibrar los planos de conciencia- las sábanas de la realidad— al nivel de estos parsimoniosos seres, cuyo tercer ojo es un cineplex un parque de diversiones un planetario una galaxia y un hoyo negro todo al mismo tiempo. El pobre ser humano caminante de otras latitudes y acostumbrado a otas costumbres se apoya indefectiblemente en su imaginación.

-“Hay un autorretrato de Van Gogh en el que los pelos de su cabeza se confunden con los trazos del fondo del cuadro y su masa encefálica está desparramada por todo el lienzo” (en Rápido, antes de llorar, Claudio Bertoni)

-Viajar es ir al encuentro del tulpa (por las tierras de la Curiosidad)]

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)

November 15, 2012

Selva (III)

Riberalta(Beni,Bolivia). Trozos de vaca a las puertas del mercado. La cabeza de frente contra el piso, el cuello como un crisol rojo veteado azotado por moscsa que se pegan y despegan. Al otro dia eran las patas. Hoy, otra cabeza (o la misma). Siempre las moscas. Los ojos verdes derretidos de la caserita, las pócimas con uñas de gato, un niño que se llama Elvis, en el bullicio ritmico y caótico del mercado nado, y con la música se trata de hacer dos cosas diametralmente opuestas: derrumbar el andamio amorfo del ruido, de alguna manera imponerse, robarles las orejas, los oidos, por un instante abstraerlos, y (o) fundirse con el constante rugir atmosférico del mercado, con los gritos, los machetes que golpean trozos de huesos y de carnes cortando el viento, los sorbos de las sopas, la cuchara contra el plato, crujiendo las mandibulas, triturando los dientes, conversando las voces y ocho millones de litros de sangre hirviendo. Las muecas haciendo labios y los MOTOres haciendo vibrar el suelo. Y cae el machete y el animal se parte y en partes queda. Ya no lo pican los mosquitos, lo pican. Y cae el machete. Y yo canto.

                                                                               ***

(Riberalta,Bolivia). Transmitiendo desde el planeta de los monstruos, en donde nadie discrimina a las motos porque TODOS andan en moto. Ingieren, los monstruos, y nos invitan, un detonador gargárico de color verde espeso que llaman simplementejarracuyos efectos son un misterio para todos pues al día siguiente nadie se acuerda de nada, ni las cenizas de las tripas quemadas quedan ¿no ve? Y así andamio, amenizando peleas de gallos en pueblos perdidos, esquivando motos que parecen la constante estática de un televisor, y al borde de la malaria que en últimas (ojala) es sólo una infección gargárica que me tumbó tres días con fiebre. En fin, nunca mejor que en la selva que te la da, todingo te la da.

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber, ambiguo mundano e invisible, Tomo XXII)

November 14, 2012

San Broster

San Broster questás en los suelos,

Refritado sea tu nombre

Venga a nosotros tus alas

Hagase tu fritura en la papa como en la yuca

Danos hoy el colesterol de cada dia

Calma nuestros antojos

Así como nosotros calmamos nuestro apetito

Dejanos caer en a tentación

Ají

(Nota: incontabes altares a San Broster pueden encontrarse en las calles de La Paz y demás ciudades y pueblos bolivianos: altar de cristal a las puertas del local, con una luz amarilla iluminando-calentando desde arriba y el Santo Broster expuesto al vagabundaje de la gente con hambre que lo mira todo doradito y se dan la bendición -se rechupetean los labios)

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)

October 20, 2012

underKaos

Febrero, 2012


(Transcripción del original, grafiado con garra)

Cabros,

Con que una edición palpable de Los idiotas de la calle 13 (v. 2.0) palpita y circula las vísceras de Llavi Lechi , habiendo sido editada con parsimonia en diferentes lugares desta tierra de penillanuras azotada por los océanos últimos deste glóbulo. No aspirando a más lectores que los amigos tangibles que me circundan en este preciso momento, mis manos se pusieron cuerpo a la obra.

Todo comenzó en el Hotel Parsimonia, ese órgano que brotó de repente en un terreno olvidado en Neptunia, en medio de un bosque franqueado a un lado por la carretera al este y al otro por el rio de la Plata. Ésta entidad viva, bramante, Llavi Lechi, me acogió durante el duro invierno meridional. Como todo organismo, come y escupe, inhala y exhala, impulsa y propulsa. Conque se infiltró una visitadora con un portátil. Así pues, aproveché su estadía y organicé los documentos de la versión 2.0 que hacía unos meses me había enviado el Dr. Zunán y que aguardaban silenciosos en mi USB.

Envié estos archivos a otra visitadora, que ahora asciende a residente, amiga tan amiga, Andrea Sivloskaia. Es oriunda de Minas, al interior de este furúnculo de país, y me comentó que en este pueblo tenía acceso a una impresora, pues iba allí con frecuencia a ver a su abuela, una centagenaria que camina formando un ángulo de 90 grados, pero que aún conserva intactos el humor y la picardía, se ríe la vieja mientras escupe tabaco que le traen a escondidas.

Así, en Minas se imprimió un 30% de la obra. Más no fue posible, por falta de tiempo, papel, y por el malfuncionamiento de la vieja máquina. En pocas palabras, nadie sabía lo que hacía, se hizo lo que se pudo, y eso fue lo que salió.

No pasaba el tiempo, pasaban muchas cosas, eso sí, y en algún momento salí hacia la sucursal del Hotel Parsimonia, en Aguasdulces, un hoyo negro en la costa rochense lleno de naufragios y locuras en la atmósfera. Violentamente tranquilo. Nos quedábamos, algunos amigos y yo, en la casa del Mágico, el honorable y etílico panadero José San Martin, un hombre barbudo, pandemónico, con una voz de profundidades sin edad. Su padre, nieto de náufragos, dominaba la armonía del tiempo, era relojero y músico. Hacía sonar, con orquestas  de sólo siete músicos, partituras hechas para 70, que le mandaban de España, y los suizos le pedían relojes como loco.

Llegamos antesito del calor, así que el pueblo estaba semi desierto. Era el silencio antes de la erupción del verano, el atropello de los bikinis.

Después de construir puentes, remover escombros de casas tragadas por la marea, desenterrar casas cobijadas por la arena, clavar techos, -para tener un sustento-, después de entonar canciones melancólicas chilenas, ser presa de telenovelas de pueblo chico, de incontables partidos de ajedrez, encuentros con trilobites, excursiones a la laguna, y bizcochos de 2 pesos rellenos con membrillo… después, fui a Minas. Caminamos 20 km por la playa, las rocas, las dunas, dejando atrás a Valizas y lobos marinos, y así llegamos al Cabo Polonio. Pasamos la noche acompañados por una botella de grappamiel, refugiándonos del viento y de la lluvia en la caseta del salvavidas. Al otro día caminamos entre bosques dunescos unos 10km hasta la ruta, en donde hicimos dedo. Después de tres o cuatro aventones llegamos a Minas, escondida entre pequeñas sierras. Conocí a la viejita, la abuela Sivloskaia, una grande.

Imprimí el resto de Los idiotas. La máquina vieja sufría de una especie de esquizofrenia y no imprimió la estructura necesaria, imprimió con locura, sin escrúpulos, irracional. Cuando se cansó, paró, sin explicación. Es así.

Ahí se imprimió un 60% de la obra. Sólo faltó el apéndice.

Con el 90% de la novela impresa, seguí camino a Llavi Lechi, en donde pasé una navidad a puro rock n roll. De vuelta en Aguasdulces, la Sivloskaia se iluminó de tantos bizcochitos y me propuso utilizar esas bolsas marrones como páginas para la novela. Como estaba impresa en desorden, recortaba cada página, una por una. Conque una bolsa de bizcochos implicaba cuatro páginas, así que de 4 en 4 fui cortando y pegando la historia de los idiotas en estas bolsas marrones para bizcochos. Este procedimiento me hizo jugar con la estética del artefacto novelesco, haciendo páginas plegables, desplegables, acordeónicas.

En Aguasdulces vivía a 30 metros del mar, cruzando la Cachima y Farola, y un pequeño laberinto de ranchos. Azotado por estos vientos, esos cielos volcánicos, estrellados, inmensos, allí fue hecha esta paciente labor, rodeado de pobres diablos como Antónimov- el recitador, el flaco Kramarenko- largo y enmarañado, Guccione- el falsificador, el Mágico, y otras criaturas interdimensionales, desaforadas, degeneradas, que entraban y salían de esta sucursal alborotada (ahora si estábamos en verano, woo).

Generaba moneda tocando cumbias y uhh que macana en el Chivito Precoz, un resto bar a dos cuadras de ahí.

Un día vinieron a preguntar por el señor de los huesos. Era por Floro, el de la casa de al lado, un taxidermo que abre sus puertas al público curioso de especímenes, muerte inmóvil sin gusanos, ósea, estática- colmillos, vértebras, piel secamente expuesta, liquidada, y murciélagos y búhos…

Una mañana casi me traga el mar.

Otra mañana desperté después de una noche de fiebre y dolores tripanosomáticos, y me largué a Neptunia, dejando una estela de polvo a mis espaldas. Hicimos dedo y al caer el sol brindábamos con milanesas junto a la Santa Agustina y el Ultimo Romántico (primer cabroclo de LLavi Lechi, y primerísimo lector, rastreador perdido en las páginas del libro una vez fue terminado).

Antes de dejar Aguasdulces, había impreso en un ciber el 10 % que faltaba. Conque de nuevo en LLavi Lechi, acompañado por la tranquilidad melódica del bosque y los temblores etílicos, humeantes, delirantes ¡que hace calor!, deste organido, fui terminando de cortar, pegar, encuadernar, pintar… (la portada la pinté de negro; a falta de pincel, utilicé una toallita higiénica que me regalo la flaca Agustina).

Este ejemplar fue hecho a pulmón. 

Fue posible gracias a todos ustedes, por supuesto. A sus fantasmas. Y a la toallita higiénica. También gracias al colectivo de gestiones “Las Visitadoras I y II”, a la panadería San K-rlos, cuyos deliciosos bizcochos caseros a precios abordables permitieron la recolección de por lo menos 50 bolsas – un equivalente a 188 panecitos rellenos recubiertos de azúcar, con las monedas que nos proveía el público del Chivito Precoz.

Me interrumpe una maldita plaga de zancudos.

Me interrumpe un beso dulce de la muñeca rusa.

Antónimov y yo viajamos con libros, conque somos bibliotecas portátiles, vagabundas. Los idiotas de la calle 13 hacen parte ahora de la Biblioteca Popular Bruce Lee, entidad volátil, portátil. Y, por supuesto, todo esto bajo el techo convulsionado del Hotel Parsimonia, y sucursal.

Parte de la novela transcurre en el 2021. Se empezó a escribir en el 2008. En el 2009 se difundió por venas electrónicas (encadenada). En el 2010 surgió la idea de la versión 2.0, y se terminó de engendrar  cuando el coágulo de nuestro encuentro en Montekarma estalló y nos lanzó en múltiples direcciones. En el 2011, el Dr. Zunán gestionó la versión impresa (pronta a salir allá en el norte) y me mandó los documentos electrónicos estando yo en la teta gris de Bogotá. Ahora, en el minuscúlo de América, por cuestiones de acceso a a la red, fue a comienzos deste año del señor (ese señor que anda con ganas de hacer explotar al mundo sin saber que el mundo ha explotado incontables veces, es explosión continua) que empecé y terminé de encuadernar Los idiotas de la calle 13 V. 2.0

La hideputa esperó hasta el 2012 para ser engendrada. 2012, 2021

Y ahora 2222…

Me gusta esto de hacer cosas con las manos. Me gusta no tener apuros. Me gusta lo sólido y lo efímero de este artefacto confeccionado afuera del tiempo, portal de los sueños fracturados, a ese fondo insondable, espeso, dulce, amargo, cataléptico, puñetazos sórdidos, espejos revueltos, garrotazos.

Entón, aquí terminan las noticias sobre este escrito tetracefálico que me acecha hace años, que por fin terminé de trascender de la única manera posible, creándolo en este mundo concreto, dándole carne para que aúllen las hojas, pariéndolo, siguiéndole los pasos desde la nada de la que surgió hasta la nada en donde poco a poco se va a adentrar, cuando la empiece a comer la humedad, o cuando sea lamida por el fuego, o triturada por la mandíbula de algún perro, roída por alguna rata o por las hormigas, enterrada por el polvo, o leída hasta la desintegración, el último aliento de un libro que no es más que eso, un suspiro.

¡listeilor!

Agur,

Cabeza de Vaca

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)

June 27, 2012
Synchronia Thompson
(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII) 

Synchronia Thompson

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII) 

June 6, 2012

Bulerías


Camarón y Paco de Lucía

May 1, 2012

underKaos

(correspondencia XXXV)


Ultimas noticias desde la mismísima sima del kaos.

                erro luego existo, y en busca de nada siempre encontramos algo, una pequeña burbuja carnosa se empieza a inflar en algún lugar bajo el sol tsunámico, como un furúnculo en el culo, una confluencia de energías desordenadas, vagabundas, fragmentadas, fuera del tiempo, en contacto absoluto y pero entonces onírico con el espacio y los monstruos que lo pueblan, energías que empiezan a darle volumen a esa esfera palpitante, absolutamente convulsionada por el atropello de visiones fatales, pisadas torrenciales, afiladas inquietudes, tormentosos sueños gelatinosos, gozo poderoso, tiempo muerto, vivo bailoteo de epidermis que se pierde, muta, grita, se bambolea, alaridos que arden y hacen brasas las neuronas inquietas. Una esfera amorfa que se contorsiona y se distorsiona a medida que se expande, como si estuvieran empujando de adentro hacia afuera, que se infla que se infla como el mundo como el kosmos, que se infla y se llena de truenos que calan el centro que no existe, que está en todos los lados, se infla la esfera de agitada parsimonia, de alas ardidas, derrumbes domésticos, carpas rotas, ochocientas canciones y el chaca chaca de las maracas.

                La burbuja es la maraca y nosotros la semilla pa que suene, hasta que estalla y somos catapultados como esquirlas parabólicas que se pierden en el fondo de la noche.

                ¿Qué tiene que hacer una babosa para ascender en la escala de la existencia? Dejar la baba más bella…

                ¡Patrañas! La babosa es babosa y babea babas babasónicas, babasoma la babea babeante, babeando sola brota la baba y con babas construimos arquitecturas babosas, escupimos libros pandemónicos, doblegamos alambres y botellas blandas, los nudos de saliva generan mandalas, travesías al alma-zen dejando una estela salival al caminar, entonando melodías heroicas e inútiles, tristes, bellas, a pulmón, sacudiendo las káderas, blandiendo espadas derretidas, estrellándonos blandos contra las ventanas, pasando sutilmente por las eras (era de la carpa, era del barro, era de los animales, era de la luz, era del agua), y Erasmo de Neptunia, es decir que abolimos el pasado de un zarpazo para continuar errando siempre aturdidos y marcados por esa explosión alumínica, destripados avanzando como babosas en el desierto.

                El arca que no es, un libro que no fue (pues las monstruos lectores descoordinadores de la Biblioteca Popular Bruce Lee andan desocupados en otras cosas), comenzaría con dos epígrafes que en realidad son uno, como el espejo y lo que baila a su alrededor:

“no hay tiempo”

(infame frase del pensador  y karateka peruano Lucio Cordero, que la decía mientras calculaba el peso de las frutas mientras uno descascaraba las cebollas)

“siempre hay tiempo”

(una noche lluviosa en Pissindú, allá en el litoral, refugiados en el bar del Chulengo, compadre de un compadre, que soltó esa frase cuando la atmosfera ya se distorsionaba)

                Otro libro, La metafísica del León, cuyas seiscientas páginas son una variedad de papeles destinados para todo menos para un libro de metafísica, aunque un análisis sesudo es capaz de darse cuenta que la metafísica en últimas se reduce a: cuentas vencidas de agua y luz, volantes, promociones, periódicos, instrucciones, teléfonos, bolsas de pan, de harina, partituras, recetas y todo un abanico de papeles que (aparentemente) cumplen una sola función y que muchos calificarían de basura.

 En la página trescientos, la única hoja blanca, la médula deste libro grosso, está escrito:

Es así*

El asterisco te lleva a un pie de página que lee:

*son procesos

La burbuja, como el libro, se infla hasta que estalla y cada partícula extraviada empieza a inflarse de nuevo generando más partículas que también errarán infladas, amorfas, y la sucesión de explosiones son la expresión del derrumbe general que es la esencia misma de ser hombres y de ser muchos.

O: de ser animales.

El pueblo tiembla, dice una canción de los kalmao.

Una franco chilena que por más rubia y blanca parece afrikana, me dio a leer un texto de René Char, que traduje sin cuidado y una parte dice algo como, ah, que regreses a tu desorden y el mundo al suyo. La asimetría es vitalidad… y sigue un poco más, pero me gusta así nomas cortito.

La piel que me envuelve en las noches de frio tiene un búho tatuado en el cuello. Un día, revisando distraídamente un diccionario de mitología universal, me encuentro con Lilith,

“Asia Occ. 1. Nombre dado por el Talmud a la mujer de Adam, madre de monstruos y de demonios.//2. Se encuentra este nombre una vez en la biblia para designar a un pájaro nocturno, probablemente un búho.”  (el subrayado es mío)

Dulces y salvajes son los besos de la madre de todos los monstruos.

La Mela fue asesinada. Pobre gata. La Cleotilde, que solía entrar en trance, fue cocinada. Pobre gallina. Al Pelusa lo atropellaron, por atravesado. El Brutus desapareció. El bruto, aka el innombrable, sigue mordiendo. Y las pulgas tuvieron un esplendido verano.

Y el que no tiene cabeza tiene pies, me dijo la chica del alma-zen.

Éxitos rotundos, compadre.

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII) 

April 23, 2012

Ô - Chan Chan (Compay Segundo/ Buenavista Social Club cover)

April 22, 2012
Synchronia Thompson
(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)

Synchronia Thompson

(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)

April 18, 2012
April 16, 2012
Tortuga
(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)

Tortuga


(Enciclopedia del nuevo milenio que trata sobre el saber ambiguo, mundano e invisible, Tomo XXII)